miércoles, julio 11, 2007

de paseo...

No, la idea no es irnos de caminata pa´l Caguan... es solo una de mis historias que les voy a contar ahora y que tiene que ver con el programa de television tan de moda pro estos dias (nada mas que la verdad) y sobretodo con aquella frasecita con la que siempre el presentador intimida a los concursantes: "hay cosas que uno cree que son verdad, pero pueden no sre verdad".
En esta epoca, en mi tierra, se acostumbraba a "veranear", ya que durante julio y agosto principalmente, se despeja el cielo (cosa rarisima por alla, donde llueve casi que 400 veces al año), hace calorcito (por ahi unos 28 grados) y ventea lo mas de rico. De hecho una de mis fantasias sexuales que no he cumplido es la siguiente: yo sentado en uno de los parques de mi ciudad, comiendome un mango, en verano y pasa una niña vestida con un vestido vaporoso de flores y el viento le levanta la falda y ella se la trata de agarrar y me voltea a mirar y me dice: ya... te tocó conmigo ya!. Las variaciones pueden ser: comiendome el mango entero, el mango picado en un vasito, en un plato o en bolsa; la niña con el vestido blanco de flores de colores o vestido rojo de florecitas blancas, la niña con sandalias de tacones o solo con sandalias... eso si, sin medias. La niña morenita o muy blanca... no quiero bronceadas ni terminos medios y el polvo puede ser en el mismo parque, en tu casa o en la mia, en un baño de algun negocio cercano o en cualquier motelcito barato que nos encontremos porque me quede sin plata cuando me compre el mango.
Bueno, siguiendo con lo que nos trajo aqui, resulta que la abuela de uno de mis primos (para mas señas tengo solamente 44 primos por parte de mi papa y 71 primos por parte de mi mama... pero en realidad solo 12 son contemporáneos mios), tenia una finca en lo que la gente le dice: tierra fria, era una finca muy bella porque tenia las montañas muy poco empinadas y llenas de trigo y de un pasto alto que remataba en florecitas amarillas y blancas muy bonitas, entonces el paisaje era muy de postal y a pesar que era una finca basicamente ganadera, habian 2 potreros que siempre se mantenian con el pasto alto y las florecitas... en fin, muy romantico el sitio. De lo poco romántico que recuerdo estaba una terrible chorrera de agua fria, de mas o menos unas 3 o 4 pulgadas de espesor, que caia en una pequeña piscina y que era donde nos teniamos que bañar todos los dias, ya que la finca era una finca un poco lejana, sin energia electrica y sin acueducto. Sin embargo en esa finca habia un televisor en blanco y negro que funcionaba con la bobadita de 4 baterias de carro que se cargaban a punta de una manivela que hacia las veces de dinamo y que era parte de la estructura de la maquina cortadora de pasto que se habia inventado uno de los tios de mi primo y que lo que hacia era aprovechar la energia que generaban los brazos de los trabajadores que tenian que cortar el pasto para los caballos que habian en la finca... todo un invento, créanme. No habia estufa eléctrica ni a gas... pero habia una estufa de leña que tenia hasta un espacio para aprovechar la energia tambien y que se encargaba de calentar el agua que en pequeñisimas cantidades caia mas abajo de la gran chorrera y que era destinada exclusivamente a los niños chiquitos que iban a la finca. De hecho uno de los traumas mas grandes de mi primo se habia causado el dia que le anunciaron que ya no tenia derecho de bañarse en la pequeña chorrera de agua caliente sino en la gran chorrera de agua fria. Ese dia, mi tia lo recuerda a cada rato, se escucharon los alaridos mas tenebrosos de toda la comarca, tanto es asi, que al otro dia, cuando el esposo de mi tia bajo al pueblo, un par de vecinos habian regado la bola que seguramente en la finca de la abuela de mi primo habia fiesta porque "como que mataron marrano".
En fin, después de una "temporada de grados", porque en mi ciudad la mayoria de los colegios eran de calendario B y por eso los grados se daban entre mediados y finales del mes de junio, decidimos hacer un paseo mi primo Hernan, dos de nuestros mejores amigos -Andres y Eduardo- y yo. Por supuesto, convencer a la abuela de mi primo fue dificilisimo, sobretodo porque uno de los hermanos de mi primo (el loco Rafael) un dia habia decidido "capar" (o castrar) 3 novillos, sin su autorización y mucho menos sin haberlo consultado con nadie, solo por el simple capricho de que la habian dado muchas ganas de comer "criadillas"... que tal el jijuep... ese ah?
Al final pudimos tener "las llaves de la casa" y nos dispusimos a comprar algo de mercado y mucho de trago para llevarnos a la que seria una de nuestras primeras experiencias solos fuera de nuestras casas. El criterio que primó para las compras fue: "no te vas a gastar la plata del trago en comida ois!". Evidentemente no podiamos expresar esto en familia, pero la idea era irnos a la finca a jartar!
4 garrafas y 4 litros de aguardiente, 2 cartones de cigarrillos, 25 latas de atun, 5 kilos de arroz, 25 laticas de leche condensada, nosecuantos sobres de "fresco royal" y 2 libras de cafe eran la previsión para los 8 dias que se suponia ibamos a estar alla.
Generalmente el mayordomo de la finca siempre salia con caballos para realizar el viaje entre el final de la carretera y la casa de la finca (por ahi uno 8 o 10 kilometros que se recorrian en unas 2 y media a 3 horas... pero ese dia al señor se le ocurrio llevar solo 2 caballos y entonces Eduardo y yo nos hicimos los machos y decidimos caminar. Por supuesto, a la mitad del camino estabamos remamados y decidimos investigar a ver si el aguardiente la ayudaba a uno a mejorar las condiciones físicas y destapamos uno de los litros de aguardiente, a pesar que recien eran como las 10 de la mañana, y nos zampamos 2 tragos que casi significaron el 25% del litro. Esos tragos entraron como "en viuda" y ahi si oiga! llegamos a la finca antes que los que iban a caballo ole!.
El hecho fue que a partir de ahi nos alcoholizamos. Eduardo y yo nos pusimos a beber y a beber y mientras mi primo y Andres trataban de armar la carpa que habia llevado Eduardo, nosotros nos sentamos a fumar, beber y hablar mierda con el mayordomo y beba que beba. El cuento es que el mayordomo nos convencio a ir a una fiesta que habia "aqui cerquita" y nosotros hágale, a pesar que ya mi primo y Andres nos estaban empezando a mirar rayadito porque estabamos muy carnavaleados para ser el primer dia del paseo.
La fiesta resulto siendo un desorden ni el jijuemichica porque habian mas o menos 39 mujeres contra 10 o 12 hombres, aunque solo se salvaban unas 5 o 6, ya que los frutos de la tierrita no es que se den muy jugosos en las montañas de mi departamento. El mal de vereda hizo su aparición y a pesar que les mandamos razones (en esos tiempos no habia celular) a mi primo Hernan y a Andres, ellos no se aparecieron por la fiesta.
Ya casi a la medianoche nos alistaron caballos y fueron ellos quienes prácticamente nos llevaron a la finca porque el mayordomo estaba hecho una piltrafa sobre la montura de su caballo y en esa oscuridad si que no se veia ni un culo y nunca supimos como, los caballos nos dejaron a 2 o 3 metros de la entrada al cuarto que nos habian dejado listo y a dormir se dijo.
Al otro dia el balance de provisiones era: 30 cajetillas de cigarrillos, 2 garrafas y 3 litros de aguardiente. Nos habiamos bebido ya casi la mitad del trago y estabamos en un guayabo que nos moriamos. Por supuesto, la bañadita fue lo que mas o menos nos alivio un poquito. Sin embargo ni Eduardo ni yo fuimos capaces de acompañar a mi primo y a Andres en el primer brindis -al cual concurrio muy cumplidamente el mayordomo- pero si como al segundo, y al tercero, y al cuarto... y el hecho fue que terminamos completamente jinchos a eso de las 6 de la tarde, cuando le dio a Hernan por mandar al mayordomo a que llevara hasta la finca a 4 de las nenas que estaban en la fiesta del dia anterior dizque para ponernos a bailar, a pesar que el único aparato musical era el barrio de nosecuantas bandas del papa de mi primo y un "radio panela" del mayordomo. Las niñas llegaron y oiga como bebian las jijuemadres... yo creo que se pusieron en su tarea de empatarse con nosotros y lo hicieron.
Saldo después de la 2a. bebeta: Ni una sola garrafa ni un solo litro de aguardiente disponible... solo atún, arroz, lecheritas, café, cajetillas de cigarrillos y fresco royal. La provisiones del fresco royal nos permitieron amainar esa terrible enfermedad que es el guayabo, pero en realidad habriamos dado lo que fuera por tener algo mas que atun, huevos y arroz para calmar todos esos apetitos que despierta el guayabo (incluida la guayabola). Ese dia recorrimos buena parte de la finca, nos tiramos al pasto, jodimos, jugamos y hasta conversamos, cosa que se habia vuelto bastante inusual por que desde hacia muchos dias estabamos en plan de fiesta.
La alarma fue al otro dia, cuando Hernan nos despertó sumamente preocupado porque no encontraba una razón para justificar el inminente regreso a nuestra ciudad porque ya no le veiamos ningún objeto quedarnos en la finca a pesar de la belleza de la región y de lo agradable del clima.
Tratando de realizar toda una estrategia me acordé de una de mis pocas andanzas infantiles que fue basicamente la siguiente: Yo tuve una tia bastante "internacional", en otras palabras, una tia "viajada". Mi tia, tenia afición por todo lo relacionado con la jardineria, la decoración, etiqueta y cosas parecidas, y en uno de sus muchos y dificiles viajes a los USA, habia podido traer una cosa que era toda una novedad en ese entonces: pinturas en spray. Si, eso era un invento bastante especial y por eso ella guardo los tarros medio usados por mucho tiempo, hasta que un dia los volvio a sacar y me pidió el favor que se los revisara a ver si todavia funcionaban. Yo me fui para la huerta de su casa (era la casa paterna, que tenia una huerta trasera de mas de 2000 m2) y me puse a tratar de destapar los benditos spray, hasta que pude y teniendo en cuenta que en esos dias estaba el M19 de moda, se me ocurrió tener un gesto de "todomeimportaunculo" y se me ocurrió dejar simplemente una evidencia de una simpatia inexistente con la organización subversiva y me dia la tarea de escribir -con los restos de los spray- la sigle M19 en uno de los muros de la huerta. Las consecuencias de esa pequeña travesura las vine a conocer como a los 3 o 4 dias, cuando a la casa de mis abuelos (donde vivia mi tia) llego el comandante de la policia, el del ejercito y hubo una reunión familiar -todo un acontecimiento en ese entonces- para al final del día recibir la terrible noticia: "la guerrilla se entró a la huerta!". Por supuesto, yo en ese momento no "me atribuí" el hecho delictivo (y de hecho lo vine a hacer hace solo como unos 15 años) y hasta tuvimos policia vigilando las casas (nosotros viviamos en la casa del lado) y mi papa y mis tios tuvieron escoltas por algunos meses.
El cuento fue que cuando llegamos a nuestra ciudad, al preguntar el porque de nustro repentino regreso, nuestra respuesta -bastante premonitoria por los hechos que se sucedieron después- fue que en la madrugada de ese dia, habian ido unos tipos armados a la finca y nos habian amenazado... mentira que hasta el sol de hoy, todo el mundo cree que fue verdad.

5 comentarios:

AGUSTINA BONITA dijo...

jajajajajajajajajaja....borrachos de eme.... que locura de tipos... me duele la paaaaaaaaaaaaaaanzaaa de reirme...

1. Mis fantasías son mucho mejores que las tuyas...

2.Las familias con primos numerosos son lo màximo.

3.Me antojaste de lecherita

4. te debo la lista de las 4 cosas que me puedes dar...

Pirata Subterraneo dijo...

Excelente!!!!. Aplausos.

*+MªEugenia+* dijo...

Si es para un regaño no estoy jajajaja... hey gracias por la visita y el comentario, nos seguimos leyendo.. ;)

Tania L. Nieto dijo...

NOOOO, es un hecho, eres el peor, que risa, el graffiti del M19, ayyy, las 5 niñas de tu tierra... qué viajecito. Saludos!!!

Si es para un regaño no estoy dijo...

"es un hecho, eres el peor"
Gracias... eso me anima resto